La calculadora digital

Uno de nuestros inventores más importantes, Leonardo Torres Quevedo, fue el padre de las calculadoras digitales (y de otros tantos aparatos digitales, casi mágicos para la época, como el puntero láser o la máquina de escribir de Torres-Quevedo). Realizaba los cálculos de forma autónoma (algunos de ellos bastante complejos). Todas las calculadoras científicas posteriores descienden del invento de Torres Quevedo, uno de los grandes matemáticos y científicos de la historia. Además, en la misma época inventó el Telekino, el primer sistema de control mecánico a distancia; Otro radio control (el primer mando a distancia); la máquina de escribir; el puntero láser; un modelo de dirigible semirígido; y el teleférico.
Leonardo Torres-Quevedo dedicó grandes esfuerzos a estudiar las nuevas posibilidades que ofrecía la electromecánica. Comprendió que las máquinas podían desarrollarse mucho más de lo que se suponía, con la integración de diversas técnicas, para alcanzar fines totalmente novedosos. En 1914 escribió una obra fundamental en el campo de la Automática, palabra que él mismo introdujo en España. Esta obra, publicada tanto en nuestro país como en Francia, se tituló "Ensayos sobre Automática", y en ella Torres-Quevedo entroncaba con los importantes trabajos de Charles Babbage (el verdadero precursor de la computadora). 


Desde el punto de vista práctico, diseñó una máquina de calcular capaz de almacenar dígitos decimales, realizar operaciones binarias y comparar cantidades. Esto lo hacía gracias a elementos electromagnéticos, y estaba controlada por medio de un programa de sentencias fijas. Este programa estaba almacenado sobre un conjunto de regiones conductoras en la superficie exterior de un cilindro rotante. Esta "memoria", tal y como la podríamos denominar hoy, incluía la primera formulación mundial de la aritmética de coma flotante. Con esta invención, Torres-Quevedo se adelantaba veinte años a la computadora digital electromecánica. Otro derivado de sus estudios fue un aparato que se conoce como "El Ajedrecista", que pasó por varias versiones y se considera la primera contribución al campo de la inteligencia artificial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada